Todo lo que debe saber sobre la sacroilitis [gran guía]

4.8/5 (25)

Todo lo que debe saber sobre la sacroilitis [gran guía]

El término sacroilitis se usa para describir todos los tipos de inflamación que ocurren en la articulación iliosacral. Para muchos conocida como enfermedad pélvica inflamatoria.

Las articulaciones iliosacras son articulaciones ubicadas a cada lado de la unión lumbosacra (en la parte inferior de la columna vertebral) y que están conectadas a la pelvis. Son, simplemente, la conexión entre el sacro y la pelvis. En esta guía aprenderá más sobre este diagnóstico, los síntomas clásicos, el diagnóstico y, no menos importante, cómo se puede tratar.

 

Buen consejo: Al final del artículo, encontrará videos de ejercicios gratuitos con ejercicios para quienes sufren de dolor de cadera y pélvico.

 

En este artículo aprenderá más sobre:

  • Anatomía: ¿Dónde y qué son las articulaciones iliosacras?

  • Introducción: ¿Qué es la sacroilitis?

  • Los síntomas de la sacroilitis

  • Causas de la sacroilitis

  • Tratamiento de la sacroilitis

  • Ejercicios y entrenamiento en sacroilitis (incluye VIDEO)

 

Anatomía: ¿Dónde están las articulaciones iliosacras?

Anatomía pélvica - Foto Wikimedia

Anatomía pélvica - Foto: Wikimedia

En la imagen de arriba, tomada de Wikimedia, vemos una descripción anatómica de la pelvis, el sacro y el cóccix. Como puede ver, el hueso de la cadera está formado por ilion, pubis e isquion. Es la conexión entre el ilion y el sacro lo que proporciona la base para la articulación iliosacral, es decir, el área donde se encuentran los dos. Hay uno a la izquierda y otro a la derecha. A menudo también se les llama articulaciones pélvicas.

 

¿Qué es la sacroilitis?

La sacroilitis a menudo se detecta como parte de los síntomas de varias afecciones reumáticas inflamatorias diferentes en la columna. Estas enfermedades y afecciones se agrupan como "espondiloartropatía" e incluyen estados patológicos y diagnósticos reumáticos como:

  • Espondilitis anquilosante (espondilitis anquilosante)
  • Artritis psoriásica
  • Artritis reactiva

 

La sacroilitis también puede formar parte de una artritis relacionada con diversas afecciones como la colitis ulcerosa, la enfermedad de Crohn o la osteoartritis de las articulaciones pélvicas. La sacroilitis también es un término que a veces se usa indistintamente con el término disfunción de la articulación sacroilíaca, porque ambos términos pueden usarse técnicamente para describir el dolor que proviene de la articulación sacroilíaca (o articulación SI).

 

Los síntomas de la sacroilitis

La mayoría de las personas con sacroilitis se quejan de dolor en la zona lumbar, la pelvis y / o las nalgas (1). De manera característica, suelen mencionar que el dolor se localiza sobre "uno o ambos huesos a cada lado de la zona lumbar" (conocido anatómicamente como PSIS, parte de las articulaciones iliosacras). Aquí es fundamental mencionar que son especialmente los movimientos y la compresión de las articulaciones pélvicas los que provocan agravamiento del dolor. Además, el dolor a menudo se puede describir como:

  • Algo de radiación desde la espalda baja y hacia el asiento.
  • Dolor exacerbado al estar de pie durante mucho tiempo.
  • Dolor local sobre las articulaciones pélvicas.
  • Bloquear la pelvis y la espalda
  • Dolor al caminar
  • Duele levantarse de una posición sentada a una posición de pie
  • Duele levantar las piernas en posición sentada

Este tipo de dolor generalmente se llama "dolor axial". Esto significa dolor biomecánico que se define principalmente en un área única, sin que irradie nada en particular hacia la pierna o la espalda. Dicho esto, el dolor pélvico puede remitir el dolor hasta el muslo, pero casi nunca más allá de la rodilla.

 

Para comprender el dolor, también debemos comprender qué hacen las articulaciones pélvicas. Transfieren cargas de impacto desde las extremidades inferiores (piernas) hacia la parte superior del cuerpo, y viceversa.

 

Sacroilitis: una combinación de dolor pélvico y otros síntomas

Los síntomas más comunes de la sacroilitis suelen ser una combinación de los siguientes:

  • Fiebre (de bajo grado y, en muchos casos, casi imposible de detectar)
  • Dolor lumbar y pélvico
  • Dolor episódico referido hacia las nalgas y los muslos.
  • Dolor que empeora al sentarse durante períodos prolongados o al girar en la cama
  • Rigidez en los muslos y la espalda baja, especialmente después de levantarse por la mañana o después de permanecer sentado durante mucho tiempo

 

Sacroilitis versus bloqueo pélvico (disfunción de la articulación iliosacral)

La sacroilitis también es un término que a veces se usa indistintamente con el término bloqueo pélvico, porque ambos términos técnicamente pueden usarse para describir el dolor que proviene de la articulación iliosacral. Tanto la sacroilitis como la obstrucción pélvica son causas comunes de lumbalgia, zona iliosacral y dolor referido a glúteos y muslos.

 

Pero hay una diferencia importante entre las dos condiciones:

En medicina clínica, el término "-it" se usa como una referencia a la inflamación, y la sacroilitis describe así la inflamación que ocurre en la articulación iliosacral. La inflamación puede ser causada por un mal funcionamiento de la articulación pélvica o tener otras causas como se mencionó anteriormente en el artículo (por ejemplo, debido al reumatismo).

 

Causas de la sacroilitis

Hay varias causas diferentes de sacroilitis. La sacroilitis puede ser causada por problemas inherentes a la pelvis y la pelvis, en otras palabras, si hay un mal funcionamiento en las articulaciones pélvicas o si la movilidad de la pelvis está alterada. Naturalmente, la inflamación también puede deberse a una alteración de la mecánica de las articulaciones que rodean las articulaciones iliosacra, por ejemplo, la unión lumbosacra. Las causas más comunes de sacroilitis son, por tanto:

  • Osteoartritis de las articulaciones pélvicas
  • Mal funcionamiento mecánico (bloqueo pélvico o pélvico suelto)
  • Diagnósticos reumáticos
  • Lesiones por traumatismos y caídas (pueden causar inflamación temporal de las articulaciones pélvicas)

 

Factores de riesgo de sacroilitis

Una amplia gama de factores pueden causar sacroilitis o aumentar el riesgo de desarrollar sacroilitis:

  • Cualquier forma de espondiloartropatía, que incluye espondilitis anquilosante, artritis asociada con psoriasis y otras enfermedades reumatológicas como el lupus.
  • Artritis degenerativa u osteoartritis de la columna vertebral (osteoartritis), que conduce a la ruptura de las articulaciones iliosacras que luego se convierte en inflamación y dolor articular en la región de la articulación pélvica.
  • Lesiones que afectan la zona lumbar, cadera o glúteos, como un accidente automovilístico o una caída.
  • Embarazo y parto como resultado del ensanchamiento de la pelvis y el estiramiento de las venas sacroilíacas al nacer (solución pélvica).
  • Infección de la articulación iliosacral.
  • Osteomielitis
  • Infecciones del tracto urinario
  • Endocarditis
  • Uso de drogas intravenosas.

 

Si un paciente tiene dolor pélvico y tiene alguna de las enfermedades anteriores, esto puede indicar sacroilitis.

 

Tratamiento de la sacroilitis

El tratamiento para la sacroilitis se determinará en función del tipo y la gravedad de los síntomas que tenga el paciente y las causas subyacentes de la sacroilitis. El plan de tratamiento se adapta así al paciente individual. Por ejemplo, la espondilitis anquilosante (espondilitis anquilosante) puede ser una enfermedad articular inflamatoria subyacente, y luego el tratamiento debe adaptarse en consecuencia. La fisioterapia normalmente la realiza un fisioterapeuta aprobado públicamente (incluido MT) o un quiropráctico. El tratamiento físico tiene un efecto bien documentado sobre el dolor articular pélvico, la asimetría pélvica y el mal funcionamiento de la región pélvica (2).

 

La sacroilitis suele consistir en reacciones inflamatorias y disfunción mecánica. Por tanto, el tratamiento también suele consistir tanto en antiinflamatorios como en fisioterapia. Nos gustaría ver una combinación de los siguientes tratamientos para la sacroilitis y el dolor pélvico: 

  • Medicamentos antiinflamatorios (antiinflamatorios): del médico.
  • Tratamiento físico de músculos y articulaciones (fisioterapeuta y quiropráctico moderno)
  • Tratamiento articular contra el bloqueo pélvico (movilización articular quiropráctica)
  • Ejercicios y entrenamiento personalizados en el hogar
  • En casos muy graves, las inyecciones de cortisona pueden ser adecuadas.

Consejos: Cambiar su posición para dormir puede ayudar a aliviar el dolor mientras duerme y cuando se despierta. La mayoría de los pacientes encuentran mejor dormir de lado con una almohada colocada entre las piernas para mantener las caderas uniformes. Otros también informan buenos resultados al implementar una dieta antiinflamatoria.

 

Autoayuda recomendada para el dolor crónico y reumático

Guantes de compresión suave y calmante - Photo Medipaq

Haga clic en la imagen para leer más sobre los guantes de compresión.

  • Tiradores de dedos (varios tipos de reumatismo pueden causar dedos doblados, por ejemplo, dedos en martillo o hallux valgus (dedo gordo doblado); los tiradores de dedos pueden ayudar a aliviarlos)
  • Mini cintas (muchos con dolor reumático y crónico sienten que es más fácil entrenar con elásticos personalizados)
  • Bolas de los puntos gatillo (Autoayuda para trabajar los músculos diariamente)
  • Crema de árnica o acondicionador de calor (muchas personas informan de algún alivio del dolor si usan, por ejemplo, crema de árnica o acondicionador térmico)

- Mucha gente usa crema de árnica para el dolor debido a la rigidez de las articulaciones y los músculos adoloridos. Haga clic en la imagen de arriba para leer más sobre cómo árnicakrem puede ayudar a aliviar parte de su situación de dolor.

 

Tratamiento quiropráctico para la sacroilitis

Para los pacientes con dolor pélvico, se pueden utilizar una variedad de procedimientos quiroprácticos, y a menudo se los considera como el primer paso en el proceso de tratamiento, en combinación con ejercicios en el hogar. El quiropráctico moderno primero realizará un examen funcional completo. A continuación, le preguntará acerca de su historial médico, entre otras cosas, para averiguar si coexisten enfermedades u otras fallas mecánicas.

 

El objetivo del tratamiento quiropráctico para el dolor pélvico es utilizar métodos que el paciente tolere mejor y que proporcionen el mejor resultado posible. Los pacientes responden mejor a diferentes procedimientos, por lo que el quiropráctico puede utilizar varias técnicas diferentes para tratar el dolor del paciente.

 

Un quiropráctico moderno trata los músculos y las articulaciones

Aquí es importante mencionar que un quiropráctico moderno tiene varias herramientas en su caja de herramientas, y que tratan tanto con técnicas musculares como con ajustes articulares. Además, este grupo ocupacional a menudo tiene una buena experiencia en el tratamiento con ondas de presión y con agujas. Al menos ese es el caso nuestras clínicas afiliadas. Los métodos de tratamiento utilizados quisieran incluir:

  • Acupuntura intramuscular
  • Movilización articular y manipulación articular
  • Masaje y Técnicas Musculares
  • Tratamiento de tracción (descompresión)
  • Terapia de punto gatillo

Normalmente, en el caso de problemas pélvicos, el tratamiento de las articulaciones, el tratamiento de los glúteos y las técnicas de tracción son especialmente importantes.

 

Manipulación articular contra el dolor pélvico

Hay dos técnicas generales de manipulación quiropráctica para los problemas de la articulación pélvica:

  • Los ajustes quiroprácticos tradicionales, también llamados manipulación articular o HVLA, proporcionan impulsos con alta velocidad y baja potencia.
  • Ajustes más tranquilos / pequeños también llamados movilización articular; empuje con menor velocidad y poca fuerza.

El avance en este tipo de ajuste suele conducir a una liberación audible denominada cavitación lo que ocurre cuando el oxígeno, el nitrógeno y el dióxido de carbono escapan de la articulación donde fue empujado más allá del grado pasivo de movilidad dentro de los límites del tejido. Esta maniobra quiropráctica crea el típico "sonido de crujido" que a menudo se asocia con las manipulaciones de las articulaciones y que suena como cuando se "rompe los huesos".

 

Aunque esta descripción de "ruptura" de las manipulaciones quiroprácticas puede dar la impresión de que esto es incómodo, la sensación en realidad es bastante liberadora, a veces casi de inmediato. El quiropráctico querrá combinar varios métodos de tratamiento para tener el mejor efecto posible en el cuadro y la función del dolor del paciente.

 

Otros métodos de movilización conjunta

Los métodos de movilización articular menos potentes utilizan técnicas de baja velocidad que permiten que la articulación se mantenga dentro de los niveles de movilidad pasiva. Las técnicas quiroprácticas más suaves incluyen:

  • Una técnica de "caída" en bancos de quiropráctico especialmente hechos: Este banco consta de varias secciones que se pueden atornillar y luego bajar al mismo tiempo que el quiropráctico empuja hacia adelante, lo que permite que la gravedad contribuya al ajuste de la articulación.
  • Una herramienta de ajuste especializada llamada Activador: El activador es un instrumento con resorte que se utiliza durante el proceso de ajuste para crear un pulso de baja presión contra áreas específicas a lo largo de la columna.
  • La técnica de "distracción por flexión": La distracción por flexión implica el uso de una mesa especialmente diseñada que extiende suavemente la columna. El quiropráctico puede así aislar el área del dolor mientras la columna está doblada con movimientos de bombeo.

 

En breve: La sacroilitis generalmente se trata con una combinación de medicamentos antiinflamatorios y fisioterapia.

 

¿Sufre de dolor pélvico prolongado?

Nos complace ayudarlo con la evaluación y el tratamiento en una de nuestras clínicas afiliadas.

 

Ejercicios y entrenamiento contra la sacroilitis

Un programa de ejercicios con ejercicios de estiramiento, fuerza y ​​entrenamiento cardiovascular aeróbico simple suele ser una parte importante de la mayoría de los regímenes de tratamiento utilizados para la sacroilitis o el dolor pélvico. Su fisioterapeuta, quiropráctico u otros especialistas en salud relevantes pueden recetarle ejercicios caseros personalizados.

 

En el siguiente video, te mostramos 4 ejercicios de estiramiento para el síndrome piriforme. Afección en la que el músculo piriforme, en combinación con la articulación pélvica, ejerce presión e irritación sobre el nervio ciático. Estos ejercicios son de gran relevancia para quienes sufren de dolor pélvico, ya que ayudan a aflojar el asiento y proporcionan un mejor movimiento de la articulación pélvica.

 

VIDEO: 4 ejercicios de ropa para el síndrome piriforme

¡Forma parte de la familia! Siéntete libre de suscribirte gratis en nuestro canal de Youtube (click aquí).

 

Fuentes y referencias:

1. Slobodin et al, 2016. «Sacroileítis aguda». Reumatología clínica. 35 (4): 851–856.

2. Alayat y col. 2017. La efectividad de las intervenciones de fisioterapia para la disfunción de la articulación sacroilíaca: una revisión sistemática. J Phys Ther Sci. 2017 Sep; 29 (9): 1689 – 1694.

¿Te gustó nuestro artículo? Deja una calificación de estrellas