Fibromialgia y fascitis plantar

4.9/5 (48)

Dolor en el pie

Fibromialgia y fascitis plantar

Muchas personas con fibromialgia también se ven afectadas por la fascitis plantar. En este artículo, analizamos más de cerca la conexión entre la fibromialgia y la fascitis plantar.

La fascia plantar es la placa del tendón debajo del pie. Si se produce un mal funcionamiento, daño o inflamación en este, se llama fascitis plantar. Esta es una condición que puede causar dolor debajo de la planta del pie y hacia la parte delantera del talón. Aquí, entre otras cosas, veremos cómo el tejido conectivo sensible al dolor (fascia) puede estar directamente relacionado con la fibromialgia.

 

Buen consejo: En la parte inferior del artículo puede ver un video con ejercicios de entrenamiento contra la fascitis plantar. También proporcionamos consejos sobre automedidas (como calcetines de compresión para fascitis plantar)

 

En este artículo aprenderá más sobre:

  • ¿Qué es la fascitis plantar?

  • Fascia sensible al dolor y fibromialgia

  • La relación entre fibromialgia y fascitis plantar

  • Medidas propias contra Plantar Fascitt

  • Ejercicios y entrenamiento contra la fascitis plantar (incluye VIDEO)

 

¿Qué es la fascitis plantar?

fascita plantar

En la imagen general de arriba (Fuente: Fundación Mayo) podemos ver cómo la fascia plantar se extiende desde el antepié y se une al hueso del talón. La fascitis plantar, o fasciosis plantar, se produce cuando tenemos un mecanismo de tejido lesionado en la inserción frente al hueso del talón. Esta condición puede afectar a cualquier persona de cualquier edad, pero tiende a ocurrir especialmente en aquellos que se esfuerzan mucho en los pies.

 

La tarea principal de la fascia plantar es reducir la carga de impacto cuando caminamos. Si esto está dañado y no se toman medidas activas, entonces puede seguir con la fascitis plantar durante mucho, mucho tiempo. Algunos incluso caminan en círculos viciosos crónicos donde el daño reaparece una y otra vez. Otros casos a largo plazo pueden persistir durante 1-2 años. Por eso es increíblemente importante con intervenciones, incluido el autoentrenamiento (ejercicios de estiramiento y fuerza como se muestra en el video a continuación) y las automedidas, como estos calcetines de compresión para fascitis plantar lo que aumenta la circulación sanguínea hacia el área lesionada (el enlace se abre en una nueva ventana).

 

Fascia sensible al dolor y fibromialgia

Los estudios han documentado una mayor sensibilidad al dolor en el tejido conectivo (fascia) en los afectados por fibromialgia (1). Existe evidencia, como se mencionó anteriormente, de que existe una asociación entre la disfunción del tejido conectivo intramuscular y el aumento del dolor en aquellos con fibromialgia. Por tanto, esto puede ayudar a explicar la mayor incidencia de:

  • Epicondilitis medial (codo de golf)

  • Epicondilitis lateral (codo de tenista)

  • Fascitt plantar

Por lo tanto, puede deberse a un proceso de curación disfuncional en personas con fibromialgia. - lo que a su vez conduce a una mayor incidencia y dificultades para combatir tanto las lesiones como la inflamación en los tendones y la fascia. En consecuencia, esto puede conducir a una mayor duración de tales condiciones si uno se ve afectado por la fibromialgia.

El vínculo entre la fascitis plantar y la fibromialgia

Podemos analizar tres razones principales por las que se sospecha una mayor incidencia de fascitis plantar entre las personas con fibromialgia:

 

  • Alodinia

La alodinia es uno de ellos siete dolores conocidos en la fibromialgia. Esto significa que el tacto y las señales de dolor leve, que realmente no deberían doler mucho, se malinterpretan en el cerebro y, por lo tanto, se sienten mucho peor de lo que realmente deberían ser.

 

  • Curación reducida en tejido conectivo

El estudio al que nos referimos anteriormente analizó cómo los marcadores bioquímicos han indicado procesos de reparación deteriorados en el tendón y el tejido conectivo entre las personas con fibromialgia. Si la curación es más lenta, entonces también se requerirá menos esfuerzo antes de que tenga una reacción de lesión dolorosa en el área afectada.

 

  • Aumento de reacciones inflamatorias

Investigaciones anteriores han demostrado que la fibromialgia es vinculado a reacciones inflamatorias más fuertes en el cuerpo. La fibromialgia es un diagnóstico reumático de tejidos blandos. La fascitis plantar, es decir, la inflamación de la placa del tendón debajo del pie, parece estar directamente relacionada con la reducción de las reacciones inflamatorias y de curación. Precisamente por esta razón, es muy importante aumentar la circulación sanguínea en los pies y piernas de los afectados por reumatismo de tejidos blandos. Prendas de compresión, como calcetines de compresión para fascitis plantar, por tanto, puede jugar un papel importante en la lucha contra la fascitis plantar en este grupo de pacientes.

 

Medidas propias contra Plantar Fascitt

Hemos mencionado cómo el aumento de las reacciones inflamatorias y la reducción de la cicatrización pueden ser parte de la conexión entre la fascitis plantar y la fibromialgia. Esta combinación de factores negativos contribuye a la formación de más tejido dañado en la inserción del tendón en el borde frontal del hueso del talón. Desafortunadamente, también se da el caso de que la planta del pie no es un área que tenga una circulación sanguínea particularmente buena desde antes. Es esta circulación la que trae nutrientes, como elastina y colágeno, al área para su reparación y mantenimiento.

 

Las automedidas simples que puede tomar para aumentar la circulación sanguínea son:

  • Ejercicios diarios (ver video a continuación)

 

Tratamiento de la fascitis plantar

Es importante con una evaluación y tratamiento completos de la fascitis plantar. Por ejemplo, la rigidez del tobillo (movilidad reducida en la articulación del tobillo) puede contribuir a aumentar la carga en la mecánica del pie y, por lo tanto, ser un factor que sobrecarga la placa del tendón del pie. En tal caso, también será importante la movilización articular del tobillo y la articulación del tobillo para contribuir a la carga correcta. De estándar de oro en el tratamiento de la fascitis plantar encontramos tejo La terapia de ondas de choque. Esta es la forma de tratamiento con el efecto mejor documentado contra la fascitis plantar. El tratamiento a menudo se combina con la movilización articular de las caderas y la espalda si también se detecta un mal funcionamiento en estas. Otras medidas pueden incluir trabajo muscular dirigido específicamente a los músculos de la pantorrilla.

 

¿Tiene problemas con la fascitis plantar prolongada?

Nos complace ayudarlo con la evaluación y el tratamiento en una de nuestras clínicas afiliadas.

 

Ejercicios y entrenamiento contra la fascitis plantar

El programa de entrenamiento contra la fascitis plantar tiene como objetivo fortalecer la planta del pie y el tobillo, al mismo tiempo que estira y flexibiliza la placa tendinosa. Su fisioterapeuta, quiropráctico u otros especialistas en salud relevantes pueden recetarle ejercicios caseros personalizados.

 

En el siguiente video puedes ver un programa de ejercicios con 6 ejercicios contra la fascitis plantar. Pruébelo un poco, y adáptese según su propio historial médico y su forma diaria. Es importante tener en cuenta que se necesita tiempo para reestructurar el tejido dañado debajo del pie y que debe prepararse para hacer estos ejercicios al menos 3-4 veces a la semana durante varios meses para notar una mejoría. Aburrido, pero así es con la fascitis plantar. No dude en contactarnos en la sección de comentarios debajo del artículo o en nuestro canal de Youtube si tiene preguntas con las que cree que podemos ayudarlo.

 

VIDEO: 6 Ejercicios contra Fascitt Plantar

¡Forma parte de la familia! Siéntete libre de suscribirte gratis en nuestro canal de Youtube (click aquí).

 

Fuentes y referencias:

1. Liptan y col. Fascia: un eslabón perdido en nuestra comprensión de la patología de la fibromialgia. J Bodyw Mov Ther. Enero de 2010; 14 (1): 3-12. doi: 10.1016 / j.jbmt.2009.08.003.

¿Te gustó nuestro artículo? Deja una calificación de estrellas